Fundae indica que debido al estado de Alarma, si alguna entidad decide suspender algún curso de formación bonificada, debe comunicar una incidencia en cada uno de los grupos formativos afectados, señalando el motivo “Suspensión de la actividad formativa por coronavirus”. Si algún centro de formación o entidad organizadora comunicó la incidencia antes de que apareciera la causa del Coronavirus, debe realizar una nueva comunicación en las mismas condiciones anteriores.

Dentro de un tiempo cuando acabe el periodo de Alarma y se reanude la formación se deberá comunicar en cada grupo formativo suspendido, la nueva fecha de finalización, y también los días y el horario en los que se va a impartir los cursos ya con las nuevas fechas actualizadas. Es decir, la formación ha quedado suspendida por un tiempo, pero ahora se reanuda y se recupera todas las horas no realizadas. No es posible bonificarse parcialmente la formación no completada.

Si la formación en modalidad presencial se decide continuar a través de Videoconferencia, debe cumplirse las condiciones que indica el SEPE en la Instrucción sobre Seguimiento y Control de Acciones de Formación Programada por las Empresas y PIF. Y en este sentido, se confunde Videoconferencia con Aula Virtual, mezclando ambos sistemas como si el concepto, funcionamiento,  herramientas y utilidades fuesen las mismas.

Según Sepe, el aula virtual debe ser considerada como un entorno de aprendizaje donde el tutor-formador y el alumno interactúan a través de un sistema de comunicación telemático de carácter síncrono, y puede ser utilizada para impartir formación online cuando esta herramienta de comunicación entre alumnos y tutores esté integrada en una plataforma que reúna los requisitos adecuados. Es decir, según el Sepe, la formación mediante aula virtual no es susceptible de ser considerada como presencial, si bien puede figurar como una herramienta más dentro del proceso de aprendizaje.

Los cambios se deben comunicar en Observaciones del grupo formativo, indicando concretamente el lugar donde el docente (profesor) va a estar impartiendo las sesiones, por si se llevara a cabo alguna actuación de Seguimiento y Control. No indicarlo como una Incidencia. Al mismo tiempo se dispondrá de un sistema adecuado que permita el control de asistencia de los alumnos en la acción formativa.

Un aula virtual es un entorno digital donde se lleva a cabo un proceso de intercambio de conocimientos que tiene como objetivo principal el aprendizaje entre los alumnos que participan en el aula. Es decir, un aula virtual es un espacio dentro de una plataforma online en la que comparten contenidos profesores y alumnos, y en el que se atienden consultas, dudas y evaluaciones de los participantes.

La Videoconferencia es un sistema interactivo que permite que el docente y los alumnos impartan una clase presencial por medio de la transmisión en tiempo real de video, sonido y texto a través de Internet. Permite a un grupo de dos o más personas ubicadas en lugares distantes llevar a cabo formación como si estuvieran en la misma ubicación física frente a frente.

En la Videoconferencia, los participantes (profesores y alumnos) pueden escucharse, verse e interaccionar en tiempo real. El docente utiliza presentación en powerpoint, pizarra, vídeo, conexión a internet, imagen, esquemas, sonido, programas de gestión, preguntar a los alumnos, foro, chat, trabajo en equipo, exámenes, test, sistemas de evaluación, grabación de toda la sesión, etc. Por lo tanto, es un modelo de formación Presencial.